Te explicamos por qué tienes que particionar tu disco duro con Windows

Tener particiones en nuestro disco duro tiene sus ventajas

Para muchos de nosotros, nuestros ordenadores son nuestras herramientas de trabajado y **la seguridad es nuestro mejor aliado**. Así que tenemos que realizar una serie de pautas para que tengamos el sistema operativo más estable posible.

Imaginaros la siguiente situación. Tenemos un ordenador con un sistema operativo instalado en la misma partición que los datos personales, los programas y los archivos. Pero nos aparece un pantallazo azul y **tenemos que reinstalar el sistema operativo formateando la partición en la que tenemos el sistema operativo**.

Entonces, tenemos un problema, ya que vamos a perder todo los datos que tenemos en el ordenador. Para evitar esto, **vamos a tener que realizar unas particiones para que no perdamos estos datos**.

Esto es algo muy común en los sistemas operativos de GNU/Linux y UNIX, en la que vamos a encontrar diferentes particiones para los diferentes datos, de modo que si tenemos que reinstalar el sistema operativo o alguna funcionalidad **no pondremos en peligro los diferentes datos y archivos del sistema**.

Sin lugar a dudas es una gran estrategia de seguridad ya que vamos a tener que implementar en el sistema operativo de Windows. Y es que, **parece mentira que un sistema operativo que tiene la mayor cuota del mercado no tenga esta característica de serie**.

De este modo, ya no tendremos solo una partición llamada C:, que utilizaremos para instalar el sistema operativo, si no que **tendremos más particiones con las que instalar las aplicaciones**, almacenar los datos e incluso los ficheros personales.

Así que vamos a tener la posibilidad de tener un mantenimiento más óptimo, instalar más sistemas operativos en el ordenador **sin ningún riesgo y compartir los datos entre ellos sin problemas**.

Windows 10 mostrará la información de la GPU en el gestor de tareas

La nueva beta de Windows 10 Creators, incluye la capacidad de monitorizar la tarjeta gráfica

Desde la salida de Windows 10, **Microsoft ha cambiado totalmente el rumbo de su forma de desarrollar su sistema operativo**. Por esto mismo podemos ver las novedades cada poco tiempo con las actualizaciones del programa beta de Windows.

En esta ocasión vamos a tener una novedad muy importante para todos aquellos que seamos unos gamers. Y es que los chicos de Microsoft **han decidido incorporar en el gestor de tareas información sobre el rendimiento de la GPU**.

Con esta nueva característica vamos a tener una nueva gráfica en el gestor de tareas de Windows 10. ¿Esto que significa? Que **ya no vamos a necesitar un programa externo con el que monitorizar el rendimiento de la tarjeta gráfica**.

Además, si tenemos un ordenador con diferentes tarjetas gráficas nos aparecerá una gráfica por cada una de las tarjetas que tengamos instaladas en el PC. **En estas gráficas vamos a poder ver la información**.

La información que vamos a tener a la vista es la de cada proceso que está ejecutandose por parte de la tarjeta gráfica. **Microsoft ha dicho que es una implementación en pruebas** y que puede que no funcione correctamente, pero seguro que irán corrigiendo los pequeños fallos que vayan surgiendo.

Sin lugar a dudas esta es la confirmación de que los responsables de Microsoft escuchan a los usuarios, **ya que esto es una característica que lleva en Ubuntu, por ejemplo, durante mucho tiempo** y que los usuarios de Windows pedían a voces.

Recordamos que **esta novedad está disponible en la última beta de la versión Creators de Windows 10** y que esto es solo una beta de un sistema operativo, por lo que podríamos experimentar problemas si utilizamos esta versión a menudo.

Te enseñamos cómo hacer un inicio limpio de Windows 10

Si tenemos algún tipo de conflicto o problema a la hora de instalar o ejecutar un programa el inicio limpio es lo mejor que puedes hacer.

Siempre nos gusta tener nuestro ordenador bien limpio por dentro y por fuera. Esto efectivamente nos ayuda a tener un mejor rendimiento, pero hay veces que esto no es suficiente, entonces **¿qué podemos hacer para mejorar el rendimiento de nuestro ordenador con Windows?**

Pues una de las mejores cosas que podemos hacer para mejorar ese rendimiento que nos falta en determinados momentos es realizar un arranque limpio. Sin duda alguna **es una de las formas más sencillas** que tenemos de conseguir ese plus de potencia que necesita nuestro ordenador.

Esto **no sólo lo notaremos en los juegos a los que juguemos**, si no más bien **en la experiencia general con nuestro sistema operativo**. Y es que es conocido por todos que Windows es un sistema operativo que hay que cuidar mucho para que todo funcione correctamente y más si tenemos un equipo con una memoria RAM algo inferior, lo que no nos deja optar por la potencia bruta.

## Cómo hacer un inicio limpio en Windows 10

Antes de ponernos manos a la obra, **tenemos que cumplir una serie de requisitos** previos:

* Debemos iniciar sesión como el administrador del equipo

* El equipo puede perder parte de su funcionalidad temporalmente, cuando se inicie de modo normal las recuperará todas. Aun así, si el problema existe de nuevo es posible que recibas el mensaje de error original o que sigas experimentando el mismo comportamiento.

* Si tu ordenador está conectado a la red, es muy probable que la configuración de red te impida completar los siguientes pasos. Por lo que es recomendable que no utilices la Utilidad de configuración del sistema para las opciones de arranque avanzadas del equipo.

Una vez cumplimos estos pasos, **vamos ya con el proceso** del inicio limpio del sistema:

1. Pulsamos la tecla Windows y escribimos msconfig

2. Seleccionamos Configuracion del Sistema

3. En la pestaña Servicios pulsamos en Ocultar todos los servicios de Microsoft y hacemos click en Deshabilitar todo.

4. En la casilla de Inicio presionamos en Abrir el Administrador de tareas

5. En Inicio seleccionamos cada elemento de inicio y seleccionamos Desactivar

6. Cerramos el Administrador de Tareas

7. En la pestaña de Inicio pulsamos Aceptar y reiniciamos el equipo.

Y listo, **ya tendremos el sistema operativo con un arranque limpio** que resolverá muchos conflictos que teníamos en Windows. Pero esto no es todo, ya que es ahora el momento de iniciar aquello que no nos dejaba el sistema operativo por temas de conflictos.

**Si el problema persiste lo mejor que puede hacer es ir al soporte técnico de Microsoft** y ellos solucionarán el problema. Y recuerda que para volver al estado original, solo tendrás que hacer los mismos pasos pero activando todo lo que habíamos desactivado.